La crisis y el tiempo de ocio

informe1

Antes era normal pasar tiempo de ocio con la familia o solo. El simple hecho de no hacer nada era algo maravilloso que todo el mundo disfrutaba, pero la crisis ha hecho que eso cambie.

El hecho de que haya poco trabajo o que los sueldos se han estancado o incluso bajado han hecho que se tenga que trabajar más horas, que se tenga más de un trabajo y que la mujer tenga que dedicar más tiempo a estar fuera de casa que dentro para ayudar económicamente a la familia.

El hecho de que haya tanto parado y gente que no hace nada, y esto no es por gusto, ha puesto en la mente de la gente que el que tiene tiempo para no hacer nada es que es un perdedor. En nuestra sociedad el ganador, la persona con éxito, es aquella que no tiene tiempo para nada. Esto lo ha estudiado muy bien una escritora que se puso a investigar sobre el tema.

Y lo peor no es que sea la mentalidad de un país, sino que cuando ese país es uno de los más poderosos del mundo el resto vamos y lo copiamos.

¿Por qué no copiamos las cosas buenas en lugar de los pensamientos malos? Tener tiempo de ocio no es malo, es saludable.

Compartir
Artículo anteriorEl Dictador
Artículo siguienteDisfrutando de Prometheus

Dejar respuesta